Lao Tse: Manual para una vida de abundancia

Versión audio del post sobre Lao Tse

Lao Tse es considerado por sus seguidores como el ser humano más sabio que ha tocado la tierra. Su palabra significó la evolución de esta cultura milenaria y actualmente sigue tocando la mente y los corazones de quienes se atreven a descubrirlo. Lao dejó al mundo el taoísmo, uno de los más grandes aportes que va desde la erudición hasta la religión, pasando por la política, la literatura, la pedagogía, ética y más.

Pocos personajes han calado tan fuertemente en la cultura China como Lao Tse. Esta sociedad se caracteriza por sus creencias y costumbres particulares; es por esa razón que únicamente cuando alguien con una espléndida exposición de su criterio y sabiduría aparece, se convierte en leyenda para humanidad.



En plena mitad del siglo XX, un conjunto de estudiosos de historia llegaron a la conclusión de que la existencia de este personalida es ciertamente dudosa y que el libro que se le atribuye, el “Tao Te Ching”, realmente es la palabra de varios taoístas recopilada.

Sin embargo, el famoso sacerdote y editor Allan Watts, expresó al respecto que nunca se podrá tener la información necesaria para emitir juicios de esta categoría; y que esa teoría obedece más bien a una tendencia escéptica hacia personajes religiosos de la historia. Aunque la verdad, ninguno de estos comentarios impidió que Lao Tse se convirtiera en un héroe para la cultura China.

A veces pensamos que palabras como:

“Aquel que obtiene una victoria sobre otro hombre es fuerte, pero quien obtiene una victoria sobre sí mismo es poderoso”.



llegaron al mundo por arte magia e ignoramos su procedencia, pero luego de conocer la historia de lao tse tu percepción cambiará un poco:

Lao, en conjunto con otros importantes personajes chinos como Confusio, forman parte de idiosincrasia e identidad cultural china. Sin embargo, su ideal de vida viajó a través del tiempo para aterrizar delante de nuestros ojos en esta historia. Lao antes de marcharse de este plano terrenal nos deja un manual de vida, una serie de reglas y principios para adoptar una vida tranquila y feliz. Nos hace una invitación a la reflexión a través de su libro “Tao Te Ching”.

Existen quienes perciben la presencia de Lao en la tierra como un hecho místico e irreal, debido a los 2400 años que han transcurrido desde su existencia.

China transitaba el período de primaveras y otoños; una época en la historia que está ubicada entre el 722 y el 481 a.C. y que estuvo marcada por la descentralización del poder, las batallas, anexiones de estados, aumento de la alfabetización, libertad de pensamiento y mucho avance tecnológico.



Un vieja familia de pescadores trajo al mundo ordinario al pequeño Erl Li, en una aldea de la prefectura de Ku (苦縣 Kǔ Xiàn) del estado de Chu (楚), actualmente conocido como distrito de Luyi, en lo que hoy se conoce como provincia de Honan. Se encuentra ubicada en la región meridional de China. Su nombre significaba “Orejas de Ciruelo”, pues además de nacer bajo una plata de ciruelas, el pequeño tenía orejas gigantescas.

La leyenda más antigua y mística aseguran que Lao Tse fue concebido una noche cuando su madre vio pasar una estrella fugaz y que su período de gestación ha sido el más largo de la historia, sumó en total 81 años. Y trajo como resultado un bebé con arrugas tan pronunciadas que lucía como un señor de 62 años con una larga barba y largos lóbulo.

Una vez que Ear Lil se convirtió en un hombre adulto y su sabiduría fue descubierta, se le asignó el nombre de Lao Tse, o Lao Tzu, o incluso Laocio, que significa: “viejo maestro”. Lao era un ser humano con una tranquilidad inquebrantable; jamás deseó nada más que dar a conocer su pensamiento, y que este pudiera ser comprendido por la sociedad para que reinara la paz.



Su pasión era por el conocimiento y su lucha era por la paz. Su concisión estilística y su retórica notoriamente extraordinaria, no se pueden ocultar, quedaban expuestas apenas Lao mencionará algunas palabras. Estos rasgos de su personalidad lo convirtieron muy pronto en un miembro importante de la corte de la Dinastia Zhou.

El momento más significativo para su evolución fue cuando empezó a desarrollarse como archivista en la Biblioteca Imperial de la Corte de la Dinastía Zhou. En ese momento se les conocía a estos personajes como “historiadores”, pues Zhou prefería mantener sus asuntos bien resguardados de la sociedad. Pero la verdad es que Lao se desempeñaba como un Shi erudito especializado en asuntos de astrología y adivinación y estaba cargo de los textos sagrados de la dinastía.

Durante aproximadamente 20 años, el sabio absorbió toda la historia, todos los conceptos , todas las teorías y además toda la experiencia de trabajar para un régimen como el de Zhou, con el cual no sentía empatía.

Toda la información recopilada e interpretada año tras año, en conjunto con su propio pensamiento le permitieron a Lao encontrar la razón y la verdad de la vida.

Solo unos pocos habían tenido el privilegio de conocer sus ideas, y uno de esos personajes fue Confucio. Ambos se conocieron una tarde, cuando confucio desfilaba en una caravana de silencio sobre los lustrosos pasillos de la biblioteca imperial y a partir de ese momento, en aquella China catastrófica se juntaron por muchos meses. A Confucio le placia enormemente discutir sus bases con un prodigio dos años más grande y con ideas muy sólidas sobre la vida.



Confucio preguntó:

“¿Qué opinas sobre la moral? . ¿Cómo cultivar un buen carácter?”.

Confucio era moralista y pensaba que cultivar un carácter era el mayor logro.

Lao Tse se rió a carcajadas, y dijo:



“La cuestión de la inmoralidad sólo surge si eres inmoral. Y sólo cuando no tienes carácter piensas en el carácter. Un hombre con carácter se olvida totalmente del hecho de que existe algo como el carácter. Y un hombre moral no sabe lo que significa la palabra “moral”. ¡Así que no seas tonto!. Y no intentes cultivarte. Simplemente sé natural”.

Pero este hombre es un dragón. Nadie sabe cómo camina. Nadie sabe cómo vive. Nadie sabe cómo vuela. Nunca os acerquéis a él; es como un abismo. 

La enseñanza de Lao Tse es completamente distinta a la de Confucio. El pensamiento de Lao se trata de un ideal completamente verdadero y amoral. Las lecciones de Lao están basadas en seguir el ritmo de la naturaleza en vez de contradecirla con actitudes humanas que obedecen a deseos. El pensamiento de confucio está orientado a la división, y la categorización. Sin embargo, para ninguno de ellos, estas diferencias generaron inconformidad, realmente sucedía todo lo contrario.

El contexto histórico de la China de Lao es inolvidable y completamente imprescindible para que esta figura concentrara sus pensamientos.



Cuando Lao empezó a descubrir la realidad de sus ideales, se encontró rodeado de los restos de una muy resquebrajada corte imperial que cada vez daba un paso más a la decadencia. Los reinos y ducados empezaban a ver la luz.

Zhou

La realidad era que China ya estaba harta de más de 5 siglos de un caos enraizado al desmoronamiento de una legendaria dinastía que no supo aceptar que había perdido el control. El territorio estaba dividido en varios reinos y la pirámide de estratos era simplemente un chiste para una sociedad tan avanzada intelectualmente como aquella.

La punta de la pirámide la representaba el monarca, que se proclamaba a sí mismo como un “Hijo del Cielo” y tenía un poder completamente supremo para ejercer su gobierno ¿Qué abarcaba? Pues sencillamente todo; esta personalidad era la encargada de ordenar a todo lo que existiese bajo el cielo, le seguian los duques, luego los señores, los caballeros y al final se encontraban los pobres vasallos.

Lao era uno de los caballeros Shi, que si bien no eran los más dotados de riquezas materiales, sí lo eran en términos intelectuales. Sin embargo Lao no era un caballero shi común, su capacidad no se limitaba únicamente al estudio. Lao pudo ver con más claridad que cualquiera una forma de vida basada en el “camino”, y más allá de esto, tuvo la sabiduría necesaria para describirla con una retorica nunca antes vista.

Ser profundamente amado te da fuerzas, mientras que amar profundamente a alguien te da coraje”.

Tao

Toda la filosofía de vida de Lao Tse esta expresada a través del Tao, al cual también se le conoce como Taoísmo:

¿Que es el Tao?

“El Tao que puede llamarse Tao no el verdadero Tao. El nombre que se le puede dar no es su verdadero nombre. Sin nombre es el principio del cielo y la tierra, y con nombre, es la madre de las diez mil cosas”

Las palabra de Lao lo que quiere decir es que el Tao es indefinible y cada persona puede definirlo según sus términos. Sin embargo, lo más cercano a definir el Tao es la palabra “camino”, o quizás “vía”.

El “Tao” puede percibirse como el “camino de nuestra vida. Significa un todo, el universo, la naturaleza, las figuras concretas, así como las abstractas. La visión de Lao era que todos pudiéramos vivir respetándolo para alcanzar un verdadero bienestar.

El taoísmo debería entenderse como un sistema de creencias, actitudes y prácticas orientadas hacia el servicio y la vida de la naturaleza de una persona. La senda correcta para comprender el taoísmo es sencillamente aceptarse a sí mismo, descubrir quién eres, tu naturaleza que cambia frecuentemente y no intentar resolver las distintas contradicciones que se presentan en la vida.

Lao Tse proponía un moral basada en seguir el camino que determina la naturaleza sin alterarla. La vida según Lao debe basarse en virtudes como la sencillez, la naturalidad, la paciencia y la calma.

No niega la existencia de las innumerables cosas. Construye sin atribuirse nada. Hace su trabajo sin acumular nada por él. Cumple su tarea sin vanagloriarse de ella y precisamente por eso nadie puede quitarle nada

Uno de los factores más importantes y polémicos del pensamiento del Lao, fue su percepción del deseo, un sentimiento que relacionaba netamente con la infelicidad. La ambición era interpretada como negativa, pues solo puede llenar a quien la siente de vacío emocional.

Quien no desea no se frustra. Y quien no se frustra no se envilece. Así, el verdadero sabio espera en la quietud, mientras todo ocurre y no mandan los deseos. Así la paz y la armonía tienen lugar y el mundo sigue su curso natural”.

“Vacía tu mente de los deseos y ambiciones para conversar la paz”

Para el occidente en su mayoría este pensamiento no tuvo nada de sentido, pues ellos se desarrollaron bajo el ideal de que para lograr lo que sueñas debes desearlo, visualizarlo y luchar por ello. A pesar de las contradicciones, Lao siempre se mantuvo fiel a visión que cada vez se hacía más sólida.

Pilares del Tao

El tao puede considerarse una obra de filosofía, un libro de instrucciones para lograr una vida en equilibrio, un tratado sobre cómo gobernar una nación, y crecer más allá de la crisis de la mediana edad. Es el reflejo de un sabio del universo. El taoísmo enseña a las personas a vivir desde su corazón a través de la siguiente serie de principios:

Abnegación:

Los principales lineamientos para seguir la ruta del tao son la calma, la inactividad, la abnegación, la honestidad, el continuo aprendizaje y la enseñanza. Se trata también de aceptar el destino y aprender a ser felices con él, no forzar el camino son sentimientos de codicia que tarde o temprano nos llevaran a cometer actos violentos hacia nosotros mismos o hacia entes externos.

No prejuicios:

Una vida de tolerancia y libre de pensamientos negativos a quien se considera diferente. La mejor manera para explicar este concepto es con con el ying y el yang. Lao manejó un ideal que establece que absolutamente toda idea o masa tiene una figura contraria u opuesta a él, esta existe y no puede desaparecer, porque sin su presencia no podríamos definirlos jamás. El mal es necesario para reconocer el bien y el frío es necesario para reconocer el calor; por esto rechazar los contrarios es absurdo e inútil.

Todo el mundo toma lo bello por lo bello, y por eso conocen qué es lo feo. Todo el mundo toma el bien por el bien,y por eso conocen qué es el mal. Porque, el ser y el no-ser se engendran mutuamente. Lo fácil y lo difícil se complementan. Lo largo y lo corto se forman el uno de otro. Lo alto y lo bajo se aproximan. El sonido y el tono armonizan entre sí. El antes y el después se suceden recíprocamente. Por eso, el sabio adopta la actitud de no-obrar y practica una en sin palabras.Todas las cosas aparecen sin su intervención. Nada usurpa ni nada rehúsa. Ni espera recompensa de sus obras, ni se atribuye la obra acabada,y por eso, su obra permanece con él.

No dominio:

Como seres humanos buscamos tener el control de todo los que nos influye. Lao en su palabra manifestaba que esta actitud termina por llevarse casi toda nuestra energía y felicidad. Su principio se basa en aceptar lo que sucede que en realidad es perfecto solo por pertenecer al universo.

Intentar tener el dominio solo nos hará perderlo por completo.

Quien pretende el dominio del mundo y mejorarlo, se encamina al fracaso. El mundo es tan sagrado y vasto que no puede ser dominado. Quien lo domina lo empeora y quien lo tiene lo pierde.

Lao se apasionaba por la ley de causa y efecto, determinó que “todo lo que existe en el universo está sometido a la mutación y el cambio perpetuo que establece el Tao”.

Seres libres:

Un ser humano solo podrá ser feliz cuando sea libre y sin ninguna atadura, ni emocional, ni material. Únicamente con desapego se puede alcanzar la plenitud. En sus palabras, Lao continuamente hace referencia a que el forzar algo es detenerlo y frustrarlo, pues lo que ha de ser será con fluidez y naturalidad. Ese algo está acoplado con lo que somos y la naturaleza. El mensaje de Lao es una invitación a replantearnos los objetivos de vida y determinar si en realidad vamos en sentido contrario.

Acerca de la ansiedad Lao dijo:

“El favor y la desgracia inquietan por igual”. “La fortuna es un gran dolor como nuestro cuerpo”. ¿Qué quiere decir favor y desgracia inquietan por igual? El favor eleva, la desgracia abate. Conseguir el favor la inquietud. Perderlo es la inquietud”

Lao profesó su pensamiento para que fuera tomado como una filosofía de vida, sin embargo, su percepción del cosmos que llevaba consigo una carga de espiritualidad terminó por convertirse para muchos en una religión.

 “En vida, el hombre es elástico y evoluciona. Al momento de la muerte es rígido e inmutable. Las plantas al sol son flexibles y fibrosas pero perecen secas y resquebrajadas. Por ello lo elástico y flexible se asocia a la vida y lo rígido e inmutable da la mano a la muerte”.

Seguir la filosofía del Tao se basa en la adopción de actitudes que estén alineadas con todos estos principios. Actualmente existen ciertas pautas que permiten encontrarse con esta forma de vida, estas son algunas ellas:

  • Conectarse con aquellos que están fuera de nuestra naturaleza con una acción decisiva.
  • Conectar con el mundo de la misma forma como pretendemos que conecte con nosotros.
  • Para aquellos que no están dispuestos a aceptar nuestra verdadera naturaleza, no se requiere ninguna acción
  • No tenemos nada; somos simplemente un custodio pasajero de artículos fuera de nuestra naturaleza.
  • Respirar cuando se necesites un descanso. Ya que respirar es ser uno mismo. Respirar permite que nuestra mente se despeje, y nuestra mente despejada nos permitirá mirar un panorama de vida más libre y precioso.

“Unir cuerpo y alma en un conjunto del que no puedan disociarse. Dominar la respiración hasta hacerla tan flexible como la de un recién nacido. Purificar las visiones hasta dejarlas limpias.Querer al pueblo y gobernar el Estado practicando el no-hacer. Engendrar y criar, engendrar sin apropiarse,obrar sin pedir nada,guiar sin dominar,esta es la gran virtud”

Lao se convirtió en un maestro para aquellos que se dieron la oportunidad de observar la vida desde un punto de vista completamente distinto, incluso para Confucio. Sin embargo, sus ideales caminaban en sentido contrario a lo que sucedía en la China de ese entonces. Principalmente en la política, donde Lao se orientaba por lo liberal y pacifista.

“Cuando el gobierno es discreto, el pueblo es diligente. Cuando el gobierno es vigilante, el pueblo es indolente”

En su papel de ilustrado sugería no asfixiar a los vasallos y al resto del pueblo con reglas y conductas obligadas, pues el hombre nació libre y así mismo debería marcharse de este plano terrenal. Así que debido a su inconformidad con el sistema decidió marcharse, sin violencia y sin lucha, tal como lo profesa en su teoría. Ese era el ritmo del Tao, ¿por qué tendría él que modificarlo?

Lao no aceptaba de la idea de pelear con la dinastía, y por eso él mismo nos dio el mejor ejemplo de su propia filosofía. Luego de servir en la capital de Chu durante casi toda su vida, su descontento lo llevó a dar un paso atrás y marcharse. Tomo únicamente su conocimiento como equipaje y una tarde decidió abandonar.

“El sabio no enseña con palabras, sino con actos”.

Cuando Lao transitaba el paso de Hanku al oeste de loyang, sobre un búfalo de agua, cuando un guardián llamado Yinji ( Luayin ) al reconocer su rostro corrió tras él y le pidió que por favor se detuviera. El guardia le hizo una última petición a Lao antes de que dejara toda su vida atrás y fue la de exponer toda su doctrina y pensamiento en un libro, para esto le ofreció estadía en su casa durante un años. Esa misma noche Lao comenzó a trabajar en ello, la enseñanza de la escuela del Tao. A lo largo de sus vida su enseñanza la había propagado únicamente de forma oral.

La historia quedó dividida en 81 versículos dispuestos en dos secciones. Lao comienza explicando el significado del Tao y su naturaleza, y luego prosiguió hablando acerca del “Te” que significa “virtud” o “bien”, más adelante hablaba sobre el “Ching”. Todas sus sublimes palabras quedaron reflejadas en un texto que se llamó “Libro del camino y la virtud”, o lo que es igual “Tao Te Ching”.

5000 caracteres chinos bastaron para plasmar todo su ideal con una retórica sobria e impresionante. Sin embargo, el texto original de esta escritura fue realizado con un estilo críptico, es decir que no era comprensible para cualquiera, estaba encriptado para el conocimiento de algunos pocos.

Tao Te Ching

Justo después de terminarlo Lao se marchó para siempre, dejando el Tao como legado de la humanidad. Se marchó hacia el oeste, adentrándose en el país de los bárbaros, y allí su rastro se perdió de vista por siempre. Sus palabras son una leyenda casi surreal, y han permitido que año tras año la humanidad pueda hallar paz y alcanzar la iluminación a través de ellas.

Con el pasar de los siglos, los creyentes del taoísmo se han encargado de traducirlo a cientos de idiomas, convirtiéndolo en un regalo de Lao accesible para todos.

Quien no es feliz con poco no lo será con mucho”.


Se realizaron tantas versiones que a lo largo de los años se han ido encontrando nuevas muestras, la más antigua fue una que se descubrió en el año 1993 en una tumba cerca de la ciudad de Guodian, en Hubei, China, esta muestra estaba escrita en hojas de bambú, escribir en hojas de bambú es muy frecuente en China y lo era más en aquel tiempo.

Lao logró dejarnos un manual donde se muestra el camino supremo de la realidad absoluta, la verdad más allá de lo que nosotros conocemos, opinamos y entendemos.

El tao nos enseña que acumular conocimiento para entenderlo no tiene sentido, pues entre las personas más conocimiento tienen, menos pueden comprender.

Con el transcurrir del tiempo el taoísmo fue ganando muchos seguidores, principalmente en el siglo XX. Probablemente ha de ser porque se trata de una forma de metafísica que no está sujeta a ningún dogma o institución. Al ser una doctrina individual, quien la practica no tiene obligación de rendir cultos ni pleitesía, más que a si mismo. Esta filosofía no venera a un Dios, sino que se trata de un entendimiento personal de la vida.

De lao aprendemos la fe y la convicción en uno mismo y sus ideales, el respeto por el prójimo y la aceptación de la vida y sus múltiples emociones.

Actualmente el taoísmo, como se llamó la escuela creada a partir de la filosofía de Lao Tse, significa para Asia, una de las principales religiones, y para el mundo una forma de espiritualidad.

Es casi imposible pensar que Lao fue un nombre normal, y no un Dios disfrazado de caballero, pero eso nunca podremos descubrirlo. Lo que sí tenemos por seguro es que su ideal representa la profunda naturaleza de la sabiduría universal. Quizás el taoísmo de lao sea olvidado, o quizás supere los límites del occidente y el mundo… Pero estamos aquí y ahora, con un camino por delante que recorrer, un camino que puede volverse aún más maravilloso si adoptamos un poco la filosofía de respeto y aceptación que nos regala este héroe ancestral

 
5/5 - (1 vote)

Comentarios al post

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>