Vida Ecológica: Conectándote con la Naturaleza

El cambio climático y la creciente contaminación no es ajeno a ninguno de nosotros. Nuestro planeta está pidiendo a gritos que cambiemos nuestros hábitos, y eso empieza con un cambio en nuestra manera de pensar. Una vida ecológica comienza con una consciencia ecológica… y ya es tiempo de que comencemos a pensar verde. Si ya eres ferviente seguidor de este estilo de vida, sigue leyendo y comparte tus ideas con nosotros también, recuerda… el cambio lo hacemos con la ayuda de todos.

Este recién acabado año 2017 marcó un punto muy importante en el movimiento conservacionista, ya que se abarcó la conservación del ambiente desde un punto de vista un tanto diferente. El lema del Día Mundial del Ambiente de este año fue “Conectando a la gente con la naturaleza” invitando a la población en general a apreciar las posibilidades estéticas de la naturaleza y haciendo hincapié en la importancia de protegerla.



La contaminación no es algo nuevo, estamos hablando de un problema que tiene muchos años y que se agudizó a partir de los años 1800 con la aparición de la revolución industrial… y no se ha detenido.

[bctt tweet=”La contaminación es un hecho tan real y tan cercano a todos, que no podemos ignorarlo ya que a cualquier lugar a donde miremos va a estar presente.” username=”@nammuspain”]

¿El resultado hoy en día? Millones de hectáreas de bosque en el mundo desaparecidas, y para ser exactos, más de 17 millones se destruyen cada año, 3000 millones de toneladas de dióxido de carbono emitidas cada año, aproximadamente 3000 especies de flora y fauna en peligro de extinción, sin mencionar las que ya no están (la tasa de extinción ha aumentado en un 100% en los últimos años), el 40% de la población no tiene acceso al agua potable, entre otras alarmantes estadísticas que se dan cada año, ¡cada año!.



Todos conocemos que la industria energética, representada por el petróleo y gas natural, es uno de los mayores contaminantes, ya que no sólo son los derrames accidentales los que perjudican al ambiente, sino también el aceite quemado que llega al océano a través de ríos y quebradas, y los productos de desechos gaseosos expulsados en las refinerías; todo esto unido a la contaminación sonica que produce el ruido en las refinerías que afectan la audición de los trabajadores y puede afectar el sistema circulatorio. Estamos hablando de un gran impacto en la atmósfera, aguas, tierra, flora y fauna, lo cual nos debe poner a pensar.

Sin embargo, hay otra industria, de la cual no muchos están conscientes, o tal vez ignoran su participación en la contaminación… y esa es la industrial textil – sí, leíste bien.

[bctt tweet=”¿Sabías que la industria de la moda ocupa el segundo lugar dentro de las industrias más contaminantes? Sólo lo supera la industria petrolera. Realmente increíble y alarmante, ¿verdad?” username=”@nammuspain”]



Lamentablemente, el consumismo de hoy en día y el deseo de seguir cada “nueva moda” es la principal razón por la cual el daño se multiplica. Las personas no están pensando en lo que necesitan, sino que están ansiosas por comprar todo lo que les presenten siempre y cuando sea lo más trendy. Pareciera ser que el lema de los consumidores es “Cómpralo, úsalo y tíralo”. Algunos no saben que los materiales y métodos empleados en la fabricación de prendas están muy lejos de ser ecológicos, unido a las pobres condiciones en las que se encuentran los trabajadores de esta industria.

Y esto queridos amigos, es sólo la punta del iceberg. Si bien hoy en día se hacen grandes esfuerzos para transformar las industrias y cada día son nuevos los proyectos que se llevan a cabo en miras de disminuir el impacto sobre el ambiente, no ha sido ni es suficiente. También debemos mencionar que la ecología se ha convertido en un atractivo negocio, cuyo principal motor no es la de ayudar al planeta, sino la de obtener un beneficio monetario.



Es por ello que volvemos al principio… Es necesario involucrar a la población mundial en el movimiento conservacionista, incentivándola a conectarse con la naturaleza – te preguntarás, ¿cómo? – a través del cuidado, preservación y protección del ambiente y de los recursos naturales.Y es aquí a donde quiero llegar… a la Vida Ecológica.

[bctt tweet=”El lema del Día Mundial del Ambiente de este año fue “Conectando a la gente con la naturaleza”.” username=”@nammuspain”]

Vida Ecológica

Con el movimiento ecologista nace también la necesidad de educar a la población acerca de la conservación del medio ambiente, y con ello se presenta el término Vida ecológica o Vida verde”, y desde entonces se insta a la población a cambiarse a esta “nueva forma de vida” (que realmente no es nueva si nos remontamos a la historia).

Pero, ¿qué significa realmente? Si bien el término es amplio y existen muchas definiciones, podemos resumir vida ecológica como un estilo de vida más natural basado en la sostenibilidad, el respeto y el cuidado del medio ambiente y cualquier forma de vida, sin dejar de ser glamoroso y divertido. Se trata de la transformación de tus hábitos diarios, a través de la realización de pequeños o grandes cambios en los mismos, que contribuyan a la eliminación de agentes contaminantes tanta para ti mismo como para el medio ambiente. Lo cual resultará en una mejora del entorno y en una vida más saludable, para ti y para las generaciones por venir.



[bctt tweet=”Vida ecológica: Estilo de vida más natural basado en la sostenibilidad, el respeto y el cuidado del medio ambiente y cualquier forma de vida.” username=”@nammuspain”]

Es un estilo de vida en el que vemos la naturaleza y todo lo que hay en ella como algo mágico, reconociendo su belleza y todo el esfuerzo que realiza para brindarnos sus bondades. Además, entendemos que siente al igual que nosotros y que nos cuida al darnos todo lo que necesitamos para poder subsistir y por lo tanto debemos tratarla con el mismo cuidado y respeto.

¿Por qué cambiarse a una vida verde?

La razón más evidente es porque el planeta lo necesita, y si el planeta lo necesita, tú también.



Estamos viviendo en una sociedad que no se detiene, la vida de las personas se ha vuelto frenética, controlada por el consumismo y la tecnología. Son muy pocos los que se preocupan por lo que se encuentra a su alrededor y aún las relaciones personales han dado un giro y cada vez están más controladas por las redes sociales.  

Muchas soluciones se han planteado, incluida la de buscar un planeta al cual mudarnos, pero seamos francos queridos lectores, la vida en otro planeta es algo aún muy distante, por no decir imposible. Además, como mi querido abuelo decía: “Si no cuidas lo que tienes, ¿cómo vas a estar preparado para cuidar lo que aún no tienes?”.

Ahora, ¿estás preparado para una gran verdad? (es algo que seguramente sabes), el único culpable de que nuestro mundo, nuestro entorno, nuestro hogar, ¡todo! esté de la forma en la que está, eres tú y soy yo, somos todos los que habitamos este hermoso planeta. Sí, tal vez sea una verdad dolorosa, pero no deja de ser una gran verdad.



Como señala Rachel Carson, escritora del famoso libro Primavera Silenciosa, a lo largo de la historia de nuestro planeta ha sido el ambiente el que ha moldeado la forma física y todos los hábitats, tanto de animales como de los vegetales. Ha sido mínimo el efecto en el cual se da un escenario opuesto. Entonces, es increíble saber que a partir de un período de tiempo, representado desde el siglo pasado, ha sido el hombre (una sola especie) quien ha adquirido el poder para modificar la naturaleza del ambiente, y este poder no se ha detenido, sino que va en aumento.

¿Estás preparado para otra gran verdad? (también es algo que probablemente ya sabes). Ya que nosotros somos los responsables por todo lo que ocurre en nuestro entorno, tenemos la increíble oportunidad de transformarlo en lo que sea que deseemos, ¿no es algo maravilloso?

¿Qué debemos hacer?

Pero, ¿qué hace falta para siquiera comenzar a pensar en querer un cambio? Reconocer que tenemos un problema y que somos causantes de ese problema. Sólo así podemos convertirnos en esos agentes de cambio que necesita nuestra familia, la sociedad y la naturaleza.

Es muy común pensar que nuestras acciones no repercuten en la naturaleza, o que sólo nos debemos preocupar por nosotros mismos. No sé si alguna vez sus padres les dijeron: “Estudia para que seas alguien en la vida”. Sin embargo, yo me sentía como una total alienígena, ya que mis padres siempre me decían: “Estudia para que seas útil a la sociedad y por ende a ti misma” o No tienes que hacer lo mismo que hacen los demás, si ellos eligen desobedecer, no tienes que hacer lo mismo, si eligen ensuciar, no tienes que hacer lo mismo”.

Recuerdo algo que siempre me decían: “No botes basura en la calle, consigue un pipote de basura o espera a llegar a la casa y allí lo botas, ¿te gustaría que te echaran basura encima?” Esas pequeñas “reprensiones o consejos” que muchas veces me parecieron muy fastidiosos o insignificantes, son los que marcaron mi vida y la han hecho un poco diferente y más placentera.

La suma de pequeñas acciones (aunque no siempre son pequeñas) se convierten en algo mucho mayor con repercusiones impresionantes. No solamente estás contribuyendo con tus acciones a minimizar el impacto sobre el medio ambiente, sino estás dando pie a una vida más feliz, donde el amor por los demás y por tu entorno te impulsa a ayudar a otros y a sentirte bien contigo mismo, donde el consumo de una dieta saludable ayuda a mejorar tu salud y por ende tu rendimiento en las diversas actividades que lleves a cabo.

Falta de información…

Unos de los factores que impiden que muchas personas quieran participar de este movimiento es la falta de información y la creencia de que este cambio en su estilo de vida implica abandonar todas sus comodidades, y en la mayoría de los casos, irse a vivir en algún lugar remoto (algo totalmente maravilloso para la persona correcta). Pero esto no puede estar más alejado de la realidad.

Ser verde significa estar dispuesto a sólo optar por lo mejor sin tener que dañar al ambiente o a tus semejantes en el proceso. Significa que quieres acceder a los productos más naturales a través de métodos amigables con el ambiente. ¿El resultado? Algo único, hermoso y sobre todo bueno para ti y el ambiente.

El cambio hacia una vida verde implica, entre otras cosas, una nueva forma de ver nuestro entorno y a nuestros semejantes, brindándoles el respeto que se merecen, aspirando condiciones de igualdad tanto económicas como sociales.

Algunos Consejos Útiles

¿Cómo empezar? Tal vez aún no sabes qué hacer, o siquiera cómo empezar a llevar una vida verde, aquí te damos algunos consejos útiles.

Ahorra el agua

No tenemos que explicar mucho la gran importancia que tiene este recurso, ya que todos sabemos que el agua sostiene la vida en el planeta. Así que dile “no al goteo”, cierra bien todos los grifos que uses, consume el agua justa, usa ciclos cortos en la lavadora y lavavajillas, no tires la cadena innecesariamente, no laves tu auto con manguera, usa una cubeta de agua, consigue un purificador de agua, no consumas la embotellada, etc. Como ves, se trata de ahorrar al máximo este recurso, de reciclarlo y no desperdiciarlo.

Cuidado… con lo que limpias

Las estadísticas muestran que los productos químicos de limpieza provocan enfermedades y reacciones alérgicas, sin mencionar la contaminación ambiental. Pero, ¿sabías que puedes sustituirlos por productos de limpieza caseros y naturales? ¡Pues es así! Esto no sólo significa una gran disminución del impacto en el ambiente y tu salud, sino también en tu bolsillo.

Evita usar aerosoles con CFC (clorofluorocarbono), ambientadores, nunca tires al retrete esmaltes, toallas, disolventes, aceites o colillas. Comienza a usar aceites esenciales, bicarbonato de sodio, limón, carbonato de sodio, jabón líquido, vinagre blanco, entre otros, te sentirás mucho mejor. Puedes  adquirir estos productos en tiendas ecológicas, o aún mejor, ¡puedes elaborarlos tú mismo!

Come saludable

Todos queremos estar saludables, y la mejor manera de cuidar de nuestra salud es cuidando lo que comemos. Procura siempre comer productos frescos y locales; evita consumir transgénicos, muchos estudios han demostrado su toxicidad tanto para el ambiente como para las personas. Reduce el consumo de carnes y productos procesados, tu cuerpo te lo agradecerá. Y por último, consume productos orgánicos (sin pesticidas, insecticidas, sin hormonas…). Prueba cultivar tus propios alimentos, tendrás un menor impacto en tu bolsillo y en el ambiente, además, está comprobado disminuye el nivel de estrés y provoca una sensación de realización y felicidad al cosechar los frutos del trabajo.

[bctt tweet=”Si lo ecológico es más caro es porque los productos normales no pagan los costes ambientales. CONTAMINAR es GRATIS.” username=”@nammuspain”]

Manejo de desechos

Debes aprender el manejo adecuado de tus desechos, un 20% de los que gastamos son envases que luego tiramos. Comienza ahora la iniciativa de reciclar, separando los tipos de desechos. Recuerda la Ley de las 3 Erres: Reciclar, Reducir y Reutilizar. No derroches el papel, no deseches las pilas, contaminan muchísimo, deposítalas en los contenedores adecuados. Lo mismo sucede con los medicamentos vencidos. Si conoces de algún vertido contaminante, ¡no te calles!.

Ahorra energía

No es necesario que dejes encendidos todos los aparatos siempre (a menos que sea un refrigerador), desconéctalos una vez que termines de usarlos; no dejes las luces encendidas; reduce al mínimo el uso del aire acondicionado, siembra árboles. Lo mejor es usar envases de vidrio, evita los de plástico, aluminio y latas. En general, si consumes menos, es menos energía que se emplea en la elaboración de productos.

Usa transporte ecológico

Elige andar en bicicleta o caminar, ambos son excelentes para tu salud y el ambiente. Trata de reducir el uso de tu vehículo; usa gasolina sin plomo o BioDiesel, pero sólo si es de producción nacional: No quemes en tu coche la producción agraria de países pobres.

Moda… ecológica

Verás, no muchas personas le prestan atención al origen, materiales, e incluso los métodos empleados en la fabricación de su ropa, zapatos y joyería. Sin embargo, es algo que hoy en día debe estar presente en tu día a día. Saber que estás a la vanguardia con el uso de moda sostenible debe ser una de las prioridades en tu vida, no sólo para verte bien, sino también para sentirte bien sabiendo que incluso con lo que llevas puesto estás aportando tu granito de arena para ayudar al medio ambiente y garantizar un futuro mejor.

Sigue el blog de Nammu

¿Ya estás convencido? ¿Te parece un buen cambio? Te prometo que lo es, dale una oportunidad al planeta. En el Blog Nammu queremos ayudarte en el proceso de transición a este nuevo estilo de vida. ¡Sólo debes dar el primer paso! Suscríbete aquí. Haz un compromiso serio de llevar un vida verde, con más conciencia, respeto a los demás, e igualdad de oportunidades para todos y cuidado del planeta – te prometo que no te arrepentirás.

5/5 - (2 votes)

Comentarios al post

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >